Una obra universal: al Muqaddimah

 Al Muqqadima es sin lugar a dudas una de las obras más importantes de la literatura universal. Esta obra, a diferencia de otras escritas por autores como Alfarib, Avicena y Averroes, fue conocida en Europa de forma tardía. Las obras de los autores ya mencionados se tradujeron al latín en la Europa de la Edad Media, la obra de Ibn Jaldún no fue difundida en occidente hasta comienzos del sigo XIX y únicamente a fragmentos. Étienne Marc Quatremère editó la obra más tarde en árabe, en París, y se publicó tras su muerte en el año 1858.

 Cuando la obra comenzó a difundirse causó un gran impacto entre las clases cultas. Arnold J. Toynbee cuando la leyó afirmo que Al Muqaddima  era "`[...] la obra máxima de su especie que haya sido creada por cualquier espíritu en cualquier época o lugar". José Ortega y Gasset dijo sobre Ibn Jaldún:

 "Un africano genial, de mente tan clara y tan pulidora de ideas como la de un griego. Cronológicamente [el libro de los Prolegómenos] es la primera filosofía de la historia que se compone. La que podía aspirar antes que ella a ese puesto, partió también de una mente africana -San Agustin-, fue propiamente una teología de la historia... Ibn Jaldun es una mente clara, toda luz. Su potencia luminosa se revela tanto más cuanto que cree, a fuerza de buen marroquí, no sólo en el Corán, sino en la magia y en los sueños, en los arúspices y agures, en adivino, astrólogos y geománticos. Sin embargo, su ñuz mental perfora toda esta calígine y llega pura a las cosas y destila de ellas un libro que parece escrito por un geómetra de la Hélade. Su filosofía de la historia es al propio tiempo la primera sociología."

 Al Muqaddima causó impacto también porque su aparición coincidió con el Positivismo, que concentró todos sus esfuerzos en los estudios de las ciencias sociales, sobre todo de la sociología. Miembros y seguidores del Positivismo vieron que Ibn Jaldún tenía como objeto de estudio la sociedad en sí, analizando y desnudando sus múltiples aspectos. Ibn Jaldún mostraba que la propia sociedad dependía de las fuerzas psicológicas y materiales, haciendo el autor una descripción de ella con todo lujo de detalles. 

 También tenía como intención la propia historia. A través de la historiología pretendía dar a sus lectores una guía sobre cómo leer la historia: ¿Qué cosas hay que tener en cuenta para juzgar los hechos y los sucesos históricos?¿Cómo hay que entender el progreso o la decadencia en las civilizaciones?¿Cómo se puede juzgar al estado de una sociedad partiendo de los hechos que suscitan y sobre los elementos que se sustenta? 

 La estructura de la obra está compuesta por 6 capítulos: 

  • Capítulo I: Trata sobre la sociedad humana de una manera muy general. El autor realizó un estudio profundo del medio y su influencia sobre la naturaleza humana.  Se basó en realizar un estudio etnológico y antropológico.
  • Capítulo II: Trata sobre la sociedad rural de una forma muy general y elemental.
  • Capítulo III: Trata sobre las diferentes formas de gobierno, estados e instituciones.
  • Capítulo IV: Trata sobre la civilización urbana, ('Umrān hadarī), es decir, trata de las formas mas evolucionadas de la civilización.
  • Capítulo V: Trata sobre las industrias y la economía.
  • Capítulo VI: Trata sobre las ciencias, las letras y las diferentes formas de manifestación cultural.

 Ibn Jaldun nos demuestra con esta obra cómo fue capaz de vislumbrar el conjunto de fenómenos sociales.  El estudio etiológico, es decir, el estudio sobre las causas de las cosas, será el eje sobre el cual se organizan sus observaciones.

 Por todo ello se puede ver las estrechas relaciones que unen la Muqaddima con la propia experiencia política del autor.  Debido a las propias experiencias del autor, y al cambio del curso de la historia que estaba viviendo, vio la necesidad de hacer un balance del pasado de la raza humana y sacar de ello conclusiones (al-'Ibar). Tal es la magnitud del cambio que tiene la impresión de asistir a "una nueva creación", a un verdadero renacimiento y a la emergencia de un nuevo mundo. Ibn Jaldun era consciente de que era el fin de la civilización a la que pertenecía. Sintió impotencia al no poder cambiar el curso de los acontecimientos, no obstante sintió la necesidad de comprender el porqué de los acontecimientos. Ibn Jaldún realizó la titánica labor de comprendeer y demostrar el mecanismo de la historia.

 Su herramienta de trabajo fue la observación, elemento principal de su pensamiento. Autores como Yves Lacoste, profesor emérito de la Universidad de París, afirmó "es el inventor de la Historia, Ibn Jaldun le dio el aspecto de ciencia."

Si estáis interesados en leer esta gran obra tenéis a vuestra disposición en la Web la obra en ingles. Haz clic [aquí] para descargar la obre en inglés. 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *